Cómo reconocer una lámpara Jielde original


Las lámparas Jielde, son un indiscutible icono del diseño, muy buscado por los amantes de la decoración vintage porque marca estilo allí donde esté. Actualmente se pueden encontrar muchas imitaciones en el mercado, pero desde luego, si lo que quieres es marcar la diferencia con un clásico, rechaza copias y busca las originales.
Con este post, intentaremos darte las directrices básicas para que no te den “gato por Jielde”.
Esta lámpara forma parte de la historia del diseño industrial francés. Como suelen nacer las grandes ideas, surgió de la necesidad que tenía de iluminar su taller el ingeniero Jean Louis Domecq (1920-1983) en la ciudad de Lyon. Necesitaba una luminaria que se pudiera articular y mover sin que el cableado eléctrico interfiriese en sus movimientos. También debía de ser robusta para aguantar las condiciones de vida en el taller. Después de tantear muchos bocetos, en abril de 1950 encuentra lo que estaba buscando. Su diseño obtiene un éxito tremendo e inmediato. Durante los años 1951 y 1952 se dedica a industrializar la producción y dos años más tarde la está produciendo en serie. En 1953 crea una sociedad dedicada a la comercialización de su lámpara, cuyo nombre, “Jielde”, procede de las iniciales de su creador: “J”, “L”, “D”.

El primer modelo de lámpara llamado Standard será durante muchos años una de las más perfectas lámparas creadas para los trabajos en los talleres. En 1950 patentaron el sistema de contacto eléctrico sin hilo que se aloja en sus articulaciones. Esto era una verdadera proeza técnica para la época, ya que la ausencia de hilo en la articulación de la lámpara evita el deterioro de este, lo que permite aumentar considerablemente su vida útil.
La lámpara “Jielde” fue concebida para el trabajo con máquinas herramienta: tornos, fresadoras, taladros de columna… Su éxito también llegó gracias a sus numerosas cualidades:
-robustez (estaba hecha de acero y aluminio fundido)
-resistencia (soporta la vibración de este tipo de maquinaria)
-flexibilidad (gracias a sus articulaciones , permitiendo colocar la fuente de luz donde se necesitaba)
-adaptabilidad (las piezas eran fácilmente intercambiables)…

Gracias a todas estas cualidades muchos gremios las adaptan a sus necesidades y se convierte en una lámpara multitarea. Se termina encontrando en despachos de arquitectos, diseñadores, laboratorios , hospitales, dentistas… Algunas son creaciones a medida adaptadas a unas necesidades concretas, lo que las convierten en modelos muy exclusivos.

Las etiquetas identificativas de Jielde están siempre ubicadas en el cuello de la pantalla. Las primeras fueron remachadas y jamás se permitió fecharlas.

Jielde vintage

Generalmente, las lámparas se vendían directamente al fabricante de la maquina herramienta y no al taller. Es complicado fechar estas lámparas, ya que el método más preciso era mirar la fecha en la máquina herramienta a la que era acoplada. También se puede datar mirando si el casquillo es cerámico.

Lampara jielde

Las lámparas que llevan la etiqueta pegada aparecieron en los años ´80 y si está numerada su fabricación fue posterior al año 2000.

Respecto a los interruptores, los primeros se fabricaron de latón, acero o níquel, pero a partir de los años ´80 fueron reemplazados por modelos de plástico negro.

Jielde industrial

Para terminar, te contaré que esta lámpara es una pieza muy cotizada y que quien la vende, SABE LO QUE VENDE, por eso, desconfía de aquellas que estén muy por debajo del precio de mercado porque los que nos dedicamos a localizarlas y adquirirlas, sabemos que no son originales.
Suerte con la búsqueda! Y si no quieres volverte loco/a y gastar tu tiempo y tu dinero en recorrer rastros sin resultados… en North Sweet encontrarás una preciosa a muy buen precio!

Share Button